La revolución hormonal del embarazo también influye en nuestra piel.

Desde los primeros meses la piel atraviesa distintos cambios debido a las variaciones vasculares y hormonales que tienen lugar en nuestro cuerpo (claro que dependen en mayor o menor medida cada mujer y de su piel).

En un alto porcentaje de mujeres embarazadas aparecen manchas oscuras en la piel como consecuencia de una de las hormonas que se encuentran elevadas en la gestación que alteran la actividad de la melanina (responsable del pigmento), causando el oscurecimiento de las areolas, la región genital o la línea alba del abdomen.

Otra mancha frecuente es el denominado cloasma gravídico, que es un aumento de pigmentación que aparece en una o en ambas mejillas, frente o nariz, también conocido como la “máscara del embarazo”. Estas manchas y cambios de pigmentación suelen aparecer durante el segundo o tercer trimestre del embarazo y tienden a desaparecer después del nacimiento del bebé.

Si bien estas manchas son consecuencia de los cambios hormonales del embarazo, el sol SIEMPRE empeora la situación, por lo cual es recomendable evitar la exposición al sol y usar pantalla solar especialmente en el rostro.

Otro cambio en el rostro durante el embarazo es la aparición de granitos. Esto se debe a que las glándulas sebáceas se encuentran alteradas (también gracias a los cambios hormonales) y pueden provocar estas erupciones en la piel. Lo que podemos hacer para minimizar la aparición de acné es utilizar una espuma de limpieza antes de ir a dormir para que no se obstruyan los poros o algún producto específico para tratar los granitos (que contenga ingredientes adecuados al embarazo).

Por último, no podíamos dejar de mencionar a las estrías! Es un tema que da para hablar mucho y por eso le hemos dedicado un artículo aparte (leelo acá). A grandes rasgos podemos decir que lo importante para minimizar la aparición de estrías es utilizar un producto desde el principio del embarazo, que hidrate y nutra la piel y que contenga activos efectivos. También cuidar el aumento de peso, ya que la ganancia de peso en exceso hace que la aparición de estrías sea mucho más probable.

Como siempre decimos, todas somos distintas y atravesamos de diferente manera estos cambios en el embarazo. Si tenes alguna duda o querés contarnos como fue tu experiencia no dudes en escribirnos!