En Momlab estamos muy comprometidas con los productos que desarrollamos y con crear productos efectivos y seguros. El protector solar es un producto delicado y en especial si es para nuestros hijos. Por eso decidimos tomarnos el tiempo de investigar y conseguir todas las materias primas necesarias para crear el mejor protector solar que podamos, así que lamentablemente no lo tendremos a la venta para este verano.

Sin embargo, no queríamos dejar de informarte acerca de la protección solar y de los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de comprar este producto.

Como ya dijimos en la primer parte de este post (leer acá), el protector solar es una herramienta más para protegerse de los rayos dañinos del sol, pero no es la única, ni la más efectiva. Pero, como madres, sabemos que los niños estarán afuera, al sol, así que este producto sigue siendo MUY importante.

El objetivo: comprar un protector solar que te proteja a vos y a tu familia de los peligrosos rayos del sol y no exponerte a numerosos productos químicos peligrosos. Todo un desafío.

En Uruguay no hay tantas alternativas seguras y no tóxicas como en otros países, pero igualmente hay algunos más adecuados que otros, en especial para niños pequeños. Hicimos una exhaustivo análisis de todos los que hay a la venta en las farmacias y acá te contamos que tenes que evitar y que tenes que priorizar!

 

Que ingredientes EVITAR:

  • Retinyl palmitate, un tipo de vitamina A. La vitamina A es un antioxidante agregado a los productos para la piel porque se cree que ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento de la piel. Sin embargo, se descubrió recientemente que la vitamina A podría acelerar el crecimiento de tumores cancerosos cuando se usa en la piel expuesta a la luz solar (por suerte no encontramos casi ninguno que contenga este ingrediente).

 

  • Oxybenzone: Filtro solar químico. Este es un disruptor hormonal que actúa como estrógeno en el cuerpo. Se ha visto que altera la producción de esperma en animales y también se asocia con endometriosis en mujeres. La peor parte? Solo bloquea los rayos UVB (los buenos rayos del sol que proporcionan vitamina D), no los rayos UVA, que son los rayos más dañinos.

 

  • También es una buena idea evitar los protectores solares que no están etiquetados como “amplio espectro” o que tienen valores bajos de FPS entre 2 y 14. Si bien ayudan a prevenir las quemaduras solares, no ayudan a prevenir el cáncer de piel ni el envejecimiento prematuro de la piel.

 

  • Protectores en aerosol: presentan un riesgo de inhalación (especialmente para los bebés y niños) y pueden no proporcionar una capa gruesa y uniforme en la piel. Además son bastante caros y se gastan más rápidamente.

 

Lo que SI tenes que tener en cuenta:

  • Para bebés y niños pequeños especialmente, elegí protectores solares que tengan dióxido de titanio y/o óxido de zinc. Estos son filtros físicos que hacen rebotar los rayos, alejándolos de la piel.

 

  • Es fundamental que el protector que compres sea de amplio espectro; estos ofrecen protección UVB y UVA.

 

  • En lo posible considera un protector que no tenga fragancia. No le aporta nada al producto y como siempre decimos las fragancias sintéticas son las que generan mayor índice de alergias y dermatitis (importante a tener en cuenta para bebés, niños y pieles sensibles).

 

  • No gastes extra en protectores que digan “resistente al agua”, lo cierto es que cualquier producto en mayor o menor medida se elimina por lavado, por lo cual siempre hay que reaplicarlo luego de meterse al agua o practicar deporte.

 

  • Es preferible comprar un buen protector FP30 y aplicarlo generosamente, que otro FP70 ya que la realidad es que la radiación que filtran es prácticamente la misma y no vale la pena la diferencia de precio.

 

  • Los protectores que dicen “para bebé” muchas veces son iguales al común. Te recomendamos que mires rápidamente los ingredientes para ver si tienen algún filtro adicional. Podes consultarnos si tenes dudas!

 

En la Guía de protectores solares que se elabora cada año en estados unidos se prueban y evalúan los protectores solares según los productos químicos que contienen. Este año, se enfocaron en los mejores y peores protectores solares comercializados para niños y bebés. Algunas de las marcas más conocidas y con FPS 70 o incluso 100, tienen las peores calificaciones en la base de datos de EWG. Otros con FPS 30+ son los mejores calificados. Por eso no siempre hay que basarse solo en la marca o el FPS para comprar un protector.

En momlab quedamos más que a las órdenes para responder cualquier consulta que tengas sobre este tema! Esperamos que te haya sido útil!