Siempre que sea posible es conveniente optar por frutas y verduras orgánicas, especialmente para los niños o si estás embarazada.

Se sabe que ciertas frutas y verduras absorben más pesticidas químicos que otros (por las características que tienen). Todos los años se analizan las frutas y verduras más seguras para comer provenientes de cultivos convencionales y otras que se aconseja optar por cultivos orgánicos por los altos niveles de pesticidas que absorben.

Anualmente se publican dos listas. La lista “The Dirty Dozen” (la docena sucia) enumera las frutas y verduras que absorben los niveles más altos de pesticidas y que se recomienda comprar orgánicos. La segunda lista, “The Clean 15” (los 15 limpios), enumera las frutas y verduras más limpias donde se detectaron pocos residuos de plaguicidas, si es que los hubo, y que se pueden comprar convencionales.

 

¿Cuáles son algunos de los peligros de la exposición a los pesticidas (especialmente durante el embarazo y la primera infancia)?

Comencemos diciendo que los pesticidas están diseñados para matar seres vivos (plagas); por definición, algo que mata seres vivos no puede ser ideal para vos o sus hijos.

Los pesticidas se han relacionado con el cáncer, las enfermedades agudas y crónicas del sistema nervioso y la disfunción del sistema endocrino, reproductivo e inmunológico. Se sabe que los niños tienen “susceptibilidades únicas a la toxicidad de los residuos de pesticidas”.

Lamentablemente los pesticidas persisten en las frutas y verduras incluso cuando se lavaron y en algunos casos se pelaron.

¿Las buenas noticias? Comer algunas frutas de cultivos convencionales no es grave. Es el efecto acumulativo que puede ser preocupante. Además hay algunos métodos probados para limpiar las frutas no orgánicas y eliminar los residuos superficiales de pesticidas.

 

¿Qué sucede cuando no se puede acceder a productos orgánicos?

No todos podemos comprar productos orgánicos ya que lamentablemente tienen un precio más alto que los productos convencionales y también son más difíciles de conseguir.

Debido a la importancia nutricional de consumir frutas y verduras, es mejor comer productos convencionales versus no comer productos. Así que si no podes acceder a productos orgánicos asegúrate de lavarlos bien pero no dejes de consumir frutas y vegetales!

DOCENA SUCIA 2017: frutilla, espinaca, mandarina, manzana, durazno, apio, uva, pera, guindas, tomate, morro, papa.

QUINCE LIMPIOS 2017: maíz, palta, piña, repollo, cebolla, arveja, papaya, espárrago, mango, berenjena, melón, melón dulce, kiwi, coliflor, pomelo.

 

Cómo lavar bien las frutas y verduras?

Es importante siempre lavar bien antes de consumir los vegetales y frutas, ya sean orgánicos o convencionales.

Una de las formas testeadas que elimina muchos residuos de pesticidas superficiales es lavar con una solución de bicarbonato de sodio al 1% y dejar 15 minutos en remojo. Luego se deben enjuagar bien con agua.

Pelar las frutas, como por ejemplo las manzanas, es aún más efectivo para eliminar los pesticidas. Sin embargo, al pelar la fibra, el calcio y la vitamina C en las cáscaras también se perderán.

En casa probamos distintas formas de lavar las frutas y ahora elegimos una que nos da mucho resultado y es bastante simple. Ponemos en remojo en la pileta de la cocina todas las frutas y verduras con agua y un chorrito de vinagre y un poco de bicarbonato de sodio (aprox 1%). Lo dejamos en remojo unos 15 minutos y luego enjuagamos bien. Después del enjuague lavo con nuestro detergente natural y enjuago nuevamente. Y quedan listas para guardar o comer!