¿Cómo llevar una rutina más “verde” y desintoxicar el hogar?

La clave es comenzar de a poco y ser coherente con lo que cada uno puede hacer. Es imposible vivir en una burbuja libre de tóxicos pero podemos implementar pequeños cambios que generen un gran impacto en nuestro bienestar y el de nuestros hijos.

¿Por dónde empezar? Estos son nuestros consejos para una rutina y un hogar más “verde”:

–  Abrir las ventanas todos los días (aunque sea sólo por unos minutos). El aire dentro de nuestros hogares puede ser más tóxico que el aire exterior por los ingredientes químicos de los productos que usamos.  Artículos de limpieza, retardadores de llama en los muebles, plomo en la pintura, etc., emigran al aire y el polvo, haciendo una casa herméticamente cerrada bastante tóxica. Por lo tanto  ventilar y permitir que el aire fresco circule es muy beneficioso.

–  Cambiar los productos de limpieza convencionales tóxicos por marcas más seguras. Tenemos que tener en cuenta que los bebés y niños tocan e incluso lamen cualquier superficie recién limpiada.

– Evitar las fragancias sintéticas en productos de cuidado personal , en especial los que usamos con bebés y niños. Shampoos,  cremas hidratantes, jabones, baños de burbujas, etc.,pueden estar cargados de sustancias químicas desconocidas.

– Lavar todo antes de usarlo (y usar un detergente libre de tóxicos como el de Momlab!). Ropa nueva, sábanas y toallas a menudo contienen ciertos productos químicos, como la resina de formaldehído, que dan una apariencia sin arrugas y reducen la posibilidad de desarrollo de hongos durante el envío,  y que pueden ser perjudiciales para nuestro organismo.

Los productos de Momlab son ideales para comenzar a implementar estos cambios en nuestras casas.