Huevos: refrigeración, cocción y lavado

Hoy te traemos un tema que es muy controversial. Seguro alguna vez discutiste con amigos o familiares del tema y es: ¿Dónde se guardan los huevos frescos?  ¿se lavan antes?

Acá te contamos las respuestas a estas preguntas y más información interesante.

El huevo comienza a envejecer desde que la gallina lo pone, y a medida que envejece la clara se hace más liquida, la yema se aplana, y el huevo pierde agua por los poros de la cáscara  aumentando así la cámara de aire adentro del huevo. Es así que cuanto más viejo es el huevo más flota ya que la cantidad de aire en su interior es mayor.

El frío retrasa este proceso de envejecimiento, por eso es correcto guardar los huevos en la heladera. La explicación de por qué en los supermercados no están refrigerados es porque hay que evitar los cambios de temperatura. Cuando se pasa de frío a calor lo normal es que se condense agua en la superficie, como sucede con un yogurth o una fruta. En el huevo es muy peligroso que suceda esto porque tiene una capa porosa y permitiría que cualquier contaminación del exterior, al humedecerse, pasara al interior del huevo. Este es el motivo de que no se refrigeren los huevos en el punto de venta, evitar el salto térmico de frío a calor.

Cocción

Otra preocupación en torno al huevo es la Salmonella. Los huevos pueden estar contaminados y no tenemos forma de darnos cuenta. No todos los huevos están contaminados, pero es importante saber que la Salmonella se elimina con la cocción (70°), por eso es importante asegurarse de cocinar bien el huevo.

¿Lavar o no lavar?

El lavado le quita la capa protectora y puede permitir el ingreso de microorganismos al interior del huevo. Si los lavas, hacelo solo antes de usarlos. Lavar los huevos y luego guardarlos en la heladera o dejarlos varios días a temperatura ambiente es un error ya que aumenta mucho el riesgo de contaminación.

 

Esperamos que te sirva esta información! Podes mandarnos comentarios a [email protected]