Mitos y verdades sobre la alimentación en la lactancia

Si de mitos hablamos, no hay tema que genere más controversia y mitos que la lactancia! Seguramente hayamos escuchado muchos comentarios y recomendaciones de qué se puede y qué no se puede comer o tomar si estamos amamantando. Hoy te contamos si estos populares mitos son verdaderos o falsos y cuáles son las recomendaciones reales de los organismos internacionales para la alimentación de la madre que amamanta.

Durante la lactancia los requerimientos nutricionales de la mujer se encuentran aumentados. La mamá debe consumir una alimentación rica en cantidad y calidad. Su organismo siempre va a priorizar las necesidades del bebé, por eso la leche que la mamá produzca siempre será de “buena calidad”, es decir con excelente valor nutricional e inmunológico, mientras que se pueden ver afectadas sus reservas de nutrientes como calcio, hierro, etc, si la dieta que ingiere no cubre estos requerimientos.

Además se estima que el gasto calórico extra de la mujer que amamanta es de alrededor de 500 calorías adicionales por día, por ello se sugiere mantener un peso saludable y una alimentación equilibrada.

MITO: Hay que tomar al menos 3 litros de agua por día

El consumo de agua debe ser en función de la sed que se sienta. Forzar la ingesta de agua no tiene ningún efecto sobre la producción de leche.

MITO: No se pueden tomar bebidas con gas

El gas de las bebidas no tiene efecto alguno en la calidad de la leche. Es imposible que el gas pase a la leche y le genere algún efecto negativo al bebé. Esto es completamente un mito, así que podes tomar agua con gas tranquilamente!

MITO: Para aumentar la producción de leche hay alimentos que se pueden ingerir como avena o cebada

Hay cierta creencia popular de que algunos alimentos como avena o cebada puede influir en la producción de leche de la madre. La realidad es que esto es un mito falso y más que nada es un efecto placebo en la madre que al ingerir ciertas comidas o hierbas piensa que está aumentando su producción. El único galactogogo totalmente efectivo es la succión del bebé. A mayor succión, mayor producción de leche, por eso también se hace hincapié en la lactancia a demanda.

MITO: Si la mamá come algunos alimentos, pueden provocarle cólicos al bebé.

No hay ningún estudio que pruebe que la dieta de la madre incida en los cólicos del bebé. A veces se piensa que alimentos como brócoli, lentejas o garbanzos que pueden generar gases a la mamá también afectan al bebé, sin embargo no hay evidencia científica que sea concluyente al respecto. Lo que sí se sabe es que estos alimentos (y otros) pueden dar sabor a la leche materna (por la presencia de aceites esenciales).

*no estamos hablando de casos de alergias alimentarias que deben ser contempladas por el pediatra

MITO: La mujer que esta amamantando no puede tomar café

La cafeína pasa a la leche materna y su concentración será variable en función de lo que la mamá consuma de café, té, mate, bebidas energizantes u otras que contengan cafeína. A dosis bajas no habría riesgo para el lactante. Hay algunos estudios que muestran que ingestas mayores a 300mg diarios de cafeína pueden provocar insomnio e irritabilidad en los bebés, (equivalen aprox a 5 tazas de café instantáneo o 2 lt de coca-cola). Si sos de las que toma su taza de café en la mañana no tenes de que preocuparte y si sos de las café-adictas siempre tenes la opción descafeinada 😉

¡Contanos que otros mitos conoces o te dijeron sobre la lactancia!

Referencias Bibliográficas:

  • La importancia de la alimentación materna durante la lactancia. Necesitan las madres lactante suplementos nutricionales? Ares, S. Arena, J. 2016.
  • Cólico del lactante. Ortega, E. Barroso, D. Granada, España.
  • e-lactancia.com
  • Guía de práctica clínica sobre lactancia materna. Comunidad autónoma de País Vasco. 2017

Artículo escrito por Daiana Wajskopf, asesora en Lactancia Materna IULAM

Deja un comentario