Higiene femenina: la Copa Menstrual

La menstruación es un fenómeno biológico normal en la vida de la mujer. Sin embargo, esta “normalidad” no se ve reflejada con la connotación negativa que le han atribuido la cultura y la sociedad.

El otro día entre a un local donde vendían “porta-toallitas”, una especie de monederito para colocar las toallitas higiénicas femeninas. La vendedora me dijo que para las chicas adolescentes en el liceo “era bárbaro” porque no tenían que ir al baño mostrando la toallita ni esconderla entre la ropa. En cierta manera puedo comprenderlo, pero por otro lado me cuestiono si vendiendo (y comprando) estos accesorios no seguimos colaborando a que la menstruación siga siendo un tabú.

Si bien las mujeres nos hemos liberado más con estos temas, aún no es común referirse a la menstruación con total naturalidad, ni tratarlo como un tema que incluye problemáticas económicas, ambientales y de salud.

Para el manejo de la higiene menstrual, el mercado ofrece productos variados. Métodos desechables como toallas higiénicas, tampones de algodón y métodos reutilizables como toallas de tela y las copas menstruales.

Un estudio en 2015 en Estados Unidos, determinó que se venden aproximadamente 20 mi-llones de toallas higiénicas y tampones al año, con un mercado de más de 2 billones de dólares1. La fabricación de tampones y toallas higiénicas representa un enorme impacto para el medio ambiente ya que están elaborados dealgodón y rayón, un material que también se conoce como ‘viscosa’ y que está hecha a base de celulosa, y recubiertos con materiales como poliéster y polipropileno. El manejo de los residuos es otro agravante. ¿Donde terminan los deshechos de estos productos?

¿Qué es y cómo funciona la copa menstrual?

La copa menstrual es un dispositivo de silicona médica, flexible, que se inserta en la vagina para recolectar la sangre, y se mantiene en su lugar por succión2. A pesar de haberse hecho popular hace menos de 5 años, no es una invención moderna, sino que surgieron en 1932 en Estados Unidos las primeras copas intravaginales hechas en caucho; luego en 1980 se fabricaron en látex, pero por temas de alergia fueron discontinuadas. Fue en 1998 en el Reino Unido donde se fabriacaron las primeras copas de silicona médica hipoalergénica.

El material flexible del que está hecha la copa permite insertarla en la vagina de forma comprimida; ésta se ubica el cuello del útero y se acomoda a su alrededor. Una vez allí, por un mecanismo de succión, queda sujeta, por lo que no hay peligro alguno de que se desplace. Se recomienda vaciarla cada seis u ocho horas. Para retirarla, se debe liberar el vacío y tomarla por el cabo, que queda expuesto en la vagina. Al final del uso en cada período menstrual, se esteriliza con agua hirviendo.

Mi primer contacto con la copa menstrual fue cuando me encontraba haciendo la formación de Doula y hablando de estos temas me comentaron de la copa y todas sus ventajas. No voy a negar que al principio le tuve un poco de rechazo, seguramente por desconocimiento, pero un tiempito después me animé a probarla y la verdad fue un antes y un después.

Una copa tiene una vida útil de hasta diez años, por lo que es el método de higiene femenina más y respetuoso con el medio ambiente3. También se demostró ser seguro en su uso 4.

Además de todas las ventajas que podemos nombrar, creo que una de las principales ventaja de la copa menstrual es que su uso produce un cambio en la percepción de nuestro propio cuerpo. Nos obliga a conocer mejor nuestro cuerpo y cuanto más se usa, más confianza se adquiere, y según muchas usuarias (y esto de verdad me lo dice cada persona que la usa) el concepto de la sangre menstrual se transforma y su manipulación se llega a aceptar con total naturalidad.

La principal desventaja que tiene la copa, está asociada principalmente con el rechazo a la manipulación de la sangre y la colocación (las primeras veces puede costar un poco que quede bien puesta).

Entre los problemas que se pueden presentar por su uso están la posibilidad de aparición de infecciones vaginales cuando su utilización supera las doce horas continuas, sin el debido vaciado del flujo.

Creo que otra desventaja es que por ser algo nuevo y que aún no está del todo incorporado, el personal médico a veces no sabe responder las preguntas sobre su uso. Me acuerdo hace algunos años le consulte a un ginecólogo sobre la copa menstrual y su respuesta fue: ¿por qué querrías usar eso?

Son muchas más las ventajas que las desventajas de este método de higiene femenina. Solo falta animarse a usarla.

¿Conocias la copa menstrual? La usas?


  1. Maloney, C. (2015).You know where your tampon goes. It´s time you knew what goes into it, too. The Guardian.
  2. Segen’s Medical Dictionary
  3. Oster, E. Thornton, R. (2011). Menstruation, sanitary products, and school attendance: Evidence from a randomized eva-luation. American Economic Journal. Applied Economics, 3(1), 91-100.
  4. North  y  Old-ham, 2011
  5. La copa menstrual: un nuevo método de higiene femenina, Alejandra Cavallero. (2016).
  6. Felitti, K. (2016). El ciclo menstrual en el siglo XXI. Entre el mercado, la ecología y el poder femenino. Sexualidad, Salud y Sociedad (Rio de Janeiro), 22,175-208.