La importancia del Reciclaje

Cada día generamos más basura contribuyendo así a que los residuos se conviertan en un gran problema. Sin embrago, algunas soluciones están en nuestras manos. Desde el momento de la compra hasta cuando tiramos la basura, podemos poner en práctica sencillas medidas que reducen notablemente el volumen de nuestros residuos.

Aproximadamente el 30% de los residuos que generamos pueden ser reciclados y vueltos a utilizar. En esta categoría están el plástico (las botellas de PET, las bandejas y vasitos de poliestireno expandido, las bolsas, etc.), papel, cartón, vidrio y metal.

En nuestras casas podemos clasificar los residuos fácilmente, juntándolos en bolsas distintas separando los húmedos de los secos y dentro de los residuos secos separar los plásticos.

Ademas de que muchos plásticos se reciclan, es una oportunidad de darnos cuenta de la cantidad de basura que generamos todos los días y de la cantidad de plástico que usamos. De esta manera también podemos buscar alternativas al plástico evitando los plásticos de un uso o reutilizando envases.

LOS BENEFICIOS DE RECICLAR

– Ahorramos energía

– Cuidamos el gasto de agua

– Reducimos el cambio climático

Reciclando vidrio, papel y plástico se ahorran una cantidad importante de recursos naturales. Las materias primas no son infinitas y de esta forma ayudamos a conservar la naturaleza.

También al utilizar materiales reciclados, ahorramos el agua y energía necesarias en el proceso de extracción y transporte de materias primas.

Reciclando reducimos las emisiones de gases a la atmósfera contribuyendo a la lucha contra el cambio climático. Por cada 6 latas o botellas de plástico que reciclamos contrarrestamos la contaminación de 10 minutos de un tubo de escape.

CÓMO Y DONDE RECICLAR?

Separar los residuos húmedos (restos de comida) de los secos (plásticos, vidrio, papel, etc). Dentro de los secos separar los plásticos.

Es importante que todos los envases estén vacíos y secos. Los restos de comida o bebida hacen que el material no sea reciclable y contaminan otros residuos que sí podrían reciclarse al juntarse en el contenedor.

Luego de juntarlos, podés llevarlos a contenedores dispuestos en toda la ciudad que son específicos para los residuos secos. (podes ingresar a dondereciclo.com.uy y fijarte dónde se encuentran los contenedores o recipientes más cercanos para disponer estos residuos).

Si vivís en el Municipio B (Ciudad Vieja, Centro, Cordón, Sur y Palermo, Parque Rodó) los residuos secos podés tirarlos en todos los contenedores de color naranja. (podes consultar la ubicación de los contenedores en la página de la IMM)

En el resto de la ciudad, hay contenedores especiales con tapas naranjas para estos residuos en la puerta de supermercados y shoppings. En todos estos contenedores los residuos secos pueden ir mezclados porque la separación de los materiales para su revalorización se realiza en las plantas de clasificado. Además, en otros puntos de la ciudad tenés contenedores específicos para botellas o latas.

Existen otros residuos que por razones ambientales tampoco deben ir a los contenedores comunes ni a los de residuos secos. Entre ellos están las pilas, para los que hay contenedores especiales, las lámparas de bajo consumo que UTE tiene un plan de disposición especial y celulares y cargadores que ANTEL los recibe en sus locales comerciales.


Fuentes: