Disruptores endócrinos

¿qué son, dónde los encontramos y qué podemos hacer
para prevenir la exposición?

Desde mediados del siglo pasado, biólogos y científicos han documentado extraños problemas que sufrían muchos animales en distintas partes del mundo y a los que no encontraban explicación. Estos problemas iban desde pérdida del instinto de apareación, infertilidad, deformación en órganos reproductivos, alteraciones del sistema inmunológico entre otros.

Algunos de estos desconcertantes problemas también se empezaron a observar en humanos. Así comenzaron a estudiarse más en profundidad las exposiciones a sustancias químicas y se descubrió que muchas sustancias con las que estamos en contacto diariamente son DISRUPTORES ENDÓCRINOS. ¿Qué significa esto? Son sustancias que pueden alterar el sistema endócrino de nuestro cuerpo, es decir la función de las hormonas naturales.

Hablemos primero de qué es el sistema hormonal o sistema endócrino (SE).

El SE coordina y regula, mediante las hormonas, numerosas actividades vitales incluyendo el metabolismo, la reproducción, el desarrollo embrionario y fetal, etc. Las hormonas son las mensajeras del SE y son efectivas a dosis muy muy bajas.

El SE ejerce su función de control a través de glándulas, hormonas y células especializadas (receptores), que actúan como un complejo sistema de comunicaciones.

Las glándulas del sistema endócrino reciben una señal (estímulo) y secretan las hormonas que son los “mensajeros químicos” que viajan por todo nuestro cuerpo a través de la sangre y se van uniendo solamente a las células especializadas (receptores) que encuentran, como una llave en una cerradura solo se une a aquella
que puede “abrir”. Estos receptores reconocen a las hormonas al unirse, leen el mensaje que estos mensajeros traen y desencadenan como respuesta una cantidad de reacciones en nuestro organismo. Esto es de manera muy resumida como funciona nuestro sistema endócrino.

Los Disruptores Endócrinos DE son sustancias que son estructuralmente similares a las hormonas naturales de nuestro cuerpo y que tienen la capacidad de unirse a las mismas células especializadas (receptores) que las hormonas.

¿Pensemos que pasa, si cuando las hormonas viajan por la sangre buscando los receptores, éstos están ocupados por otras sustancias y no se pueden unir?

Esto es lo que provocan los DE. Interfieren con el sistema endócrino, bloqueando (o sobre estimulando) la acción de las hormonas naturales y de esta manera afectan a todo el sistema. También algunos DE pueden afectar la síntesis de las hormonas.

¿Dónde encontramos los Disruptores Endócrinos?

Los DE pueden ser de diverso tipo. Algunos de los más significativos con los que podemos estar en contacto cotidiano son:

  1. Pesticidas, insecticidas. (DDT, bifenilos policlorados).
  2. BPA (Bifenol A) uno de los compuestos conocidos de los plásticos.
  3. Ftalatos: ingredientes muy comunes en cosméticos y productos de limpieza.
    También son compuestos plastificantes que encontramos en los plásticos.
  4. Deshechos de combustión de residuos: como la Dioxina que se genera al quemarse
    plásticos.
  5. Metales pesados

Los DE tienen la particular de ser moléculas pequeñas que son persistentes (pueden acumularse y permanecer en nuestro organismo). Además son lipofílicos (tienen afinidad por las grasas), esto hace que se acumulen en el tejido adiposo de animales y humanos y se transmitan en la cadena alimentaria (ya sea cuando comemos carne y/o lácteos o incluso durante la lactancia materna).

No existen exposiciones seguras a DE, ya que con cantidades muy pequeñas son capaces de hacer efecto. Los períodos más sensibles en los que deberíamos tener más precaución son embarazo y primera infancia (incluyendo período de lactancia), por tratarse de ventanas de exposición especiales en la vida, donde el sistema endócrino
tiene un rol más que fundamental.

  • Durante el embarazo debemos ser más cuidadosas con todo lo que llega a nuestro organismo (lo que entra por la piel también!).
  • Los bebés y niños son mucho más suceptibles a las exposiciones a químicos tóxicos (o cualquier contaminante) que los adultos. Sus sistemas y órganos están aún inmaduros y su sistema inmunológico en desarrollo.

Actualmente resulta muy difícil sacar conclusiones directas sobre el efecto de los DE en los humanos por las limitaciones y la complejidad de los estudios.

Como sabemos nada es lineal: una exposición a disruptores endócrinos no implica que si o si estos efectos negativos se materialicen. Los estudios en humanos están limitados a subpoblaciones altamente expuestas a DE en forma accidental o laboral. Sin embargo, aunque son limitadas, en el humano existen evidencias directas que implican a los Disruptores Endócrinos en varias patologías como alteraciones de los ejes reproductivo y tiroideo en hombres y mujeres, así como en la patogénesis de la
obesidad y diabetes.

¿Qué podemos hacer para cuidarnos?

Primero, basarnos en el principio de precaución: tomemos medidas preventivas y cuidemos las exposiciones innecesarias.

Algunas simples recomendaciones:

  • Evitar los contenedores de plástico para alimentos, siempre que se pueda elegir vidrio o acero inoxidable.
  • No calentar alimentos ni bebidas en recipientes de plástico. Aunque sea libre de BPA contiene otras sustancias igualmente preocupantes.
  • Evitar ambientadores de fragancia para el hogar y en general cuaquier compuesto que contenga fragancias sintéticas, ya que seguramente también contienen ftalatos. Además las fragancias sintéticas son muy irritantes.
  • Limitar las vías de ingreso al organismo, por ejemplo elegir productos en crema o barra antes que aerosol.
  • Ventilar bien los ambientes una vez al día.
  • Al utilizar productos de limpieza asegurar una buena ventilación y usar elementos protectores como guantes y tapabocas.

Y seamos más críticos con los productos que compramos! Tenemos tan normalizado el uso de muchos productos que ya no nos cuestionamos qué contienen.

Como siempre decimos, no se puede vivir en una burbuja aislados de todos los tóxicos, pero si podemos tomar medidas para prevenir exposiciones innecesarias y para minimizar aquellas que no podamos evitar.

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!