Por: DECO PETITE COMPANY

El diseño sostenible está en boga y ya nadie lo puede negar. Su fundamento básico es el cuidado del medio ambiente, por lo que se hace uso de objetos físicos de acuerdo con principios de sostenibilidad económica, social y ecológica.

La buena noticia es que es totalmente compatible comprometernos con la causa de cuidar el medio ambiente y tener una casa con estilo, o un espacio en nuestro caso.

Dentro de sus ventajas, encontramos que nos hace reducir considerablemente el presupuesto, ya que propone la reutilización de objetos y elementos que, de no usarlos, acabarían en el basurero, sumado a que al estar orientado hacia la funcionalidad, nos plantea un resultado final elegante, pero informal, además de libre y juvenil.

Esto se traduce directamente a los espacios de nuestros peques. La idea es poder aplicar las famosas“3R”, reciclar, reutilizar y reducir, de la ecología. Hay una gran variedad de formas para hacerlo,  como la utilización de muebles vintage, conservando su original apariencia o dándoles un nuevo look, reusando algunos textiles para darles nueva vida en un formato diferente o hasta usando desde el inicio materiales orgánicos que hayan comenzado respetando la ecología desde su origen.

Materiales ecológicos

Es importante elegir materiales naturales y ecológicos para crear los interiores de nuestros niños como maderas, metales, pinturas y pigmentos naturales, que además  de los valores estéticos y para la salud, colaboran con la construcción de un mundo más responsable, ya que su fabricación cuenta con criterios medioambientales.

En cuanto a lo textil siempre es recomendable el uso de fibras naturales, ya sea para cortinas, alfombras, almohadones y mantas.

Como elemento innovador, viene con fuerza el cartón, que es un elemento original y con grandes posibilidades decorativas con el que se puede hacer muebles como sillas y mesas pequeñas para niños y todo tipo de juegos.

 

 

TIPS para lograr un enfoque ecológico:

  • Optimizá el uso eficiente del espacio. Los espacios interiores utilizados de manera eficiente pueden mantener el tamaño necesario, y por lo tanto, el uso de materiales de construcción y otros recursos, al mínimo.
  • Usá materiales producidos de una manera socialmente responsable. Utiliza muebles y productos de fuentes que promuevan procesos de fabricación seguros y prácticas comerciales socialmente justas. Cuando sea posible, que sean fuentes locales.
  • Aplicá materiales de diseño que tengan en cuenta la energía.  Las ventanas y puertas deben maximizar la eficiencia energética. O por ejemplo, se pueden usar pisos de madera que provienen de fuentes rápidamente renovables como el bambú.
  • Reducí el desperdicio usando materiales recuperados o reciclados. Felizmente, la decoración neoclásica y vintage es una opción de moda para los interiores en la actualidad. Los muebles y artículos decorativos pueden reutilizarse, conservándolos en su estado original o reformarse para darles una nueva vida.
  • Para conseguir un espacio eficiente además de ecológico debemos prestar especial atención a la ventilación así como a la iluminación, siempre maximizando el uso de luz solar. Para ahorrar energía dentro de la iluminación artificial, el uso de los LED, los halógenos y las bombitas fluorescentes es lo más recomendable.