El método Montessori fue creado por Maria Montessori, quien observó que los niños poseían una increíble capacidad intelectual y de autoconstrucción y planteaba que los adultos debemos ser sólo observadores y guías en este proceso.

El objetivo principal de Montessori es ayudar a que cada niño/a a alcance su máximo potencial en todos los ámbitos de la vida y permitir que el niño experimente la alegría de aprender, el tiempo para disfrutar el proceso, asegurando el desarrollo de su autoestima.

Montessori descubrió que los niños pasan por fases de interés y curiosidad, que ella denominaba “periodos sensibles” del desarrollo en esta etapa temprana de su vida. Describe la mente del niño desde el momento del nacimiento hasta los seis años de edad como la “mente absorbente“ y la compara con una esponja. Es durante esta etapa que un niño tiene una tremenda capacidad de aprender y asimilar el mundo que le rodea, sin esfuerzo consciente.

Las bases del método Montessori podríamos decir que son 3: el ambiente preparado, los materiales, y el “guía”.

El ambiente preparado
El objetivo es que el niño pueda ser independiente y por eso el ambiente esta dispuesto de una manera en que todo lo que este a su alcance sea seguro para ellos, de tocar, experimentar, conocer. Los materiales son de un tamaño acorde a ellos y están dispuestos a su alcance, sin otros objetos peligrosos que se interpongan. Esto aplica tanto a nuestros hogares como a un aula Montessori.

Los materiales
Los materiales originales Montessori son multisensoriales y facilitan el autoaprendizaje. Para las aulas Montessori, los materiales se dividen en categorías:
– Vida práctica: da a los niños la oportunidad de practicar las habilidades de la vida cotidiana y les ayuda a desarrollar la concentración y coordinación de la mente y el
cuerpo.
– Sensoriales: aprovechan el hecho de que los niños usan sus sentidos para aprender, y es a través de estos materiales que se les incentiva a ordenar y clasificar las propiedades físicas del mundo en que vivimos.
– Matemáticas: ayudan a los niños a aprender y realmente entender los – conceptos matemáticos ya que se presentan utilizando materiales concretos
– Lenguaje: se trabaja desde el inicio y siguiendo una progresión natural.

El “guía”
La función principal del guía Montessori es como diseñador del medio ambiente y observador de la conducta y el crecimiento de cada niño. El objetivo es estimular el entusiasmo de los niños para el aprendizaje y para guiarles, sin interferir con el deseo natural del niño para aprender por sí mismo y llegar a ser independiente.

¿Cómo aplicar algunas cosas de la filosofía Montessori en tu casa?
Teniendo en cuenta que el objetivo central es fomentar la independencia y la autoestima del niño, como padres podemos adaptar nuestra casa para facilitar esa gradual adquisición de las habilidades sin frustrarse por encontrar obstáculos que para su etapa de desarrollo no sean adecuados.

Como padres podemos permitirle al niño ser autónomo, participar en la cocina, limpieza, responsabilizarse de sus propias cosas, realizar las actividades a su propio ritmo. Darle la posibilidad de elegir, por ejemplo a la hora de vestirse. Intentar no interrumpir su actividad ya que cada momento para ellos es un proceso de aprendizaje.

La pedagodía Montessori es muy rica y tiene muchísimo para hablar, conocer e informarnos como padres para poder aplicarlo en casa.

Queremos mencionar dos proyectos Uruguayos que siguen esta filosofía, que conocemos y recomendamos:
Mamón: Tienen muebles, juguetes y materiales que siguen la filosfìa Montessori y Pikler, creados por ellos mismos. (@montessoriuy)
Talleres espacio Montessori: Brindan talleres dirigidos a niños entre 3 y 6 años, en un ambiente Montessori, con materiales originales y con dos guías capacitadas en el método. (@talleresespaciomontessori)

Conocías sobre Montessori? Contanos otros proyectos que sigan esta filosofía!!

Bibliografìa:
 Louise Livingston de Montessori Australia; MontessoriConnections, NAMC.
 Fundación Montessori